Yo, el lápiz – por Leonard Read

Read

Introducción de Milton Friedman

La encantadora historia de Leonard Read “Yo, El lápiz” se ha convertido merecidamente en un clásico. No se de ninguna otra pieza de literatura que, tan sucinta, persuasiva y efectivamente ilustre, tanto el significado de la mano invisible de Adam Smith –la posibilidad de cooperación sin coerción- como el énfasis de Friedrich Hayek respecto de la importancia del conocimiento disperso y el rol del sistema de precios en transmitir información que “hará que los individuos produzcan los bienes deseados sin tener alguien que les indique qué hacer”.

Hemos utilizado la historia de Leonard en nuestro programa de televisión “Libertad para Elegir” y en el libro del mismo título para ilustrar “el poder del mercado” (título del primer segmento del show de TV y del capitulo uno del libro).

Resumimos el relato y a continuación expresamos:

“Ninguna de las miles de personas involucradas en la producción del lápiz efectuaron su tarea porque deseaban un lápiz. Muchos de ellos nunca vieron uno y posiblemente ni supieran para sirve. Cada uno vio a su trabajo como una forma de obtener aquellos bienes y servicios que querían -bienes y servicios que produjimos con el propósito de obtener el lápiz que deseábamos.

Cada vez que nos dirigimos a una tienda y adquirimos un lápiz, estamos intercambiando un poquito de nuestros servicios por la cantidad infinitesimal de servicios de cada uno de los miles que contribuyeron a producir el lápiz.

“Es aun más pasmoso que el lápiz fuera producido. Nadie sentado en una oficina central impartió ordenes a miles de individuos. Ninguna policía militar hizo cumplir aquellas ordenes que nunca se dieron. Estas personas viven en diferentes lugares, hablan distintas lenguas, practican diferentes religiones, pudiendo incluso odiarse mutuamente –aunque ninguna de estas diferencias les ha impedido cooperar para producir el lápiz. ¿Cómo pudo suceder?

Adam Smith nos dio la respuesta doscientos años atrás.”Yo, El lápiz” es un típico producto de Leonard Read: imaginativo, simple pero sutil, respirando el amor a la libertad que imbuyó todo lo que Leonard escribió o hizo. Como en el resto de su obra, él no estaba tratando de decirle a la gente qué hacer o cómo comportarse. Estaba simplemente tratando de realzar la comprensión de sí mismos por parte de los individuos y del sistema en el que les toca vivir. Ese era su credo básico y lo que el defendió consistentemente durante su largo periodo al servicio del público – no servicio público en el sentido de servicio gubernamental.

Cualquiera fuere la presión, rehusó comprometer sus principios. Eso hizo que fuera tan efectivo en mantenerlos vivos desde un comienzo y en difundir la idea básica de que la libertad humana precisa de la propiedad privada, de la libre competencia y de un gobierno severamente limitado.

El Profesor Friedman, premio Nóbel de economía en 1976, falleció en 2006.

Acceda a “YO, EL LÁPIZ” de Leonard Read.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: