LA CURVA DE PHILLIPS – Nuevamente Galardonada con el Nóbel de Economía

Por Adrián Osvaldo Ravier
El norteamericano Edmund Phelps fue galardonado con el premio Nóbel de economía 2006 por su análisis sobre la relación entre la inflación y el desempleo. La Real Academia Sueca de Ciencias expresó que Phelps desafió el punto de vista tradicional, manifestando que “reconoció que la inflación no sólo depende del desempleo, sino también de las expectativas de las empresas y empleados acerca de los aumentos de precios y salarios.”
Phelps se suma de esta forma al “keynesiano” Paul Samuelson (1970), al “austriaco” Friedrich A. von Hayek (1974), al “monetarista” Milton Friedman (1976), y al “clásico” Robert Lucas (1995), quienes ya habían recibido el premio por aportes realizados sobre el mismo tópico, aquel enmarcado en la Curva de Phillips.

Origen de la Curva de Phillips

Alban William Housego Phillips (1914-1975), quien fuera profesor de economía, ciencia y estadística en la London School of Economics desarrolló una investigación empírica en 1958 en la que encontró una relación inversa y estable entre el desempleo y la tasa de cambio de los salarios monetarios, para el Reino Unido durante el período 1861-1957.
Los especialistas afirman que dicho estudio no fue completamente original. Se encontraron algunos antecedentes en trabajos de David Hume e Irving Fisher, pero su importancia radicó en su habilidad para re-direccionar la atención de varios prestigiosos economistas en la relación existente entre la inflación y el desempleo.

El aporte de Lipsey y Samuelson-Solow

El primer trabajo que le siguió a aquel fue en 1960, a través de Richard Lipsey. Lipsey, quien absorbió completamente la revolución keynesiana, logró darle el sustento teórico del que carecía dicha investigación empírica. La conclusión de aquel estudio reflejaba un trade off entre las tasas de desocupación e inflación.

Ese mismo año, Paul Samuelson y Robert Solow, premiados con el Nóbel en 1960 y 1987 respectivamente, desarrollaron una nueva investigación empírica, esta vez para el caso de Estados Unidos. Samuelson-Solow aplicaron allí el mismo marco teórico que Phillips y bajo un modelo econométrico similar, llegando a la conclusión que si el gobierno norteamericano deseaba la estabilidad de precios debía aceptar una tasa de desempleo de alrededor del 5.5 %. Alternativamente, si el objetivo era reducir la tasa de desempleo al 3 %, entonces se debía asumir una inflación anual del 4.5 % aproximadamente.
Así, la Curva de Phillips constituía en la década de 1960 el corazón de la macroeconomía, de la política económica y fundamentalmente de la revolución keynesiana.
La contrarrevolución monetarista

Pero en los años 1960 se comenzó a registrar una aceleración del proceso inflacionario. El proceso de estanflación, que presentaba simultáneamente alta inflación y alto desempleo, venía a dar un duro golpe a la Macroeconomía keynesiana, de la cual nunca más se pudo recuperar.
Quienes aprovecharon entonces la oportunidad de resurgir en el mundo académico fueron los economistas de la Escuela de Chicago, encabezados por Milton Friedman, y el ahora Nóbel Edmund Phelps. Para Friedman-Phelps el trade off señalado por Phillips-Lipsey es una ilusión. Es cierto que una dosis de inflación puede generar en el corto plazo un impulso para la producción; pero el trade off no se puede sostener porque, tan pronto como el público llega a prever el alza de los precios, la inflación pierde su fuerza para estimular la actividad económica.

La Curva de Phillips no sería entonces de pendiente negativa, sino vertical. Las expectativas adaptativas de los agentes sumado al supuesto de “neutralidad del dinero” anularían el efecto real sobre el empleo y la producción generado en el corto plazo, revirtiéndose el efecto inicial.

El aporte de los Nuevos Clásicos

Esta Curva vertical vendría pocos años después a ser confirmada con nuevos argumentos. Los Nuevos Clásicos, encabezados por el Nóbel Robert Lucas, vinieron a plantear una seria crítica al monetarismo. Las mecánicas expectativas adaptativas, constituían para éstos un supuesto arbitrario. En su lugar se plantearon las hoy conocidas expectativas racionales. Los agentes económicos no cuentan con pleno conocimiento pero sí con la información relevante para la toma de decisiones. De esta manera se daba mayor fuerza al supuesto de “neutralidad del dinero”, explicando que la política monetaria no sólo sería neutral en el largo plazo, sino también en el corto plazo.

Friedrich A. von Hayek y el aporte austriaco

La literatura prácticamente ignora que el Nóbel Austriaco, Friedrich A. von Hayek ha escrito en extenso sobre el tópico en estudio. Explicaba Hayek en los años treinta que la política monetaria podría en el corto plazo generar un efecto real y positivo sobre la actividad económica, sin embargo su teoría del ciclo económico austriaco sumada a la “no neutralidad del dinero” vendría a demostrar luego que el efecto se revierte en el largo plazo, dando lugar a una crisis y depresión.

Pero esto no es todo. Hayek también habría anticipado el argumento de que la inflación sólo es efectiva en el corto plazo cuando “sorprende” a los agentes económicos. En una conferencia de 1958 explicaba Hayek: “Lo que se tiende a pasar por alto cuando se trata el tema es que la inflación actúa como estímulo de los negocios sólo en la medida en que no se prevé o es mayor de lo previsto.”
Mientras las investigaciones sobre la relación entre la inflación y el desempleo sigan generando nuevos premiados, esto implicará que el debate aun sigue abierto. Quizás un potencial Nóbel austriaco permita dar nuevo aire a la macroeconomía moderna. El tiempo dirá.
* Publicado en Voces Liberales de Perú Liberal:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: