A 70 años de la "Teoría General" de Lord Keynes

En el día de ayer (8 de marzo), en ESEADE, hemos tenido la oportunidad de presenciar un interesante debate entre dos prestigiosos economistas de la Argentina como lo son Juan Carlos Cachanosky y Juan Carlos de Pablo. El motivo de dicha reunión fue que este año se cumplen 70 años desde que Lord Keynes editara su “Teoría General”, libro que revolucionó la teoría económica.

Mi interés aquí es intentar comentar algunos puntos que me parecieron importantes de la conferencia, aunque por supuesto las apreciaciones de quienes asistieron pueden ser diferentes.

En primer lugar, creo que ambos hablaban lenguajes diferentes. Por un lado lo teníamos a J. C. Cachanosky, como un economista “teórico”, y por otro lo teníamos a J. C. de Pablo, a quien podríamos calificar como un “hombre práctico”, en términos keynesianos.

Cachanosky utiliza para analizar la realidad social un marco teórico compuesto de leyes universales, aplicables a todo tiempo y lugar, y no hay en su mente lugar para las contradicciones.

De Pablo utiliza, para analizar la misma realidad social, un marco teórico compuesto por “modelos” que se aplican únicamente a determinadas situaciones específicas. Como él mismo lo dijo, se pueden aplicar las teorías de Hayek cuando la economía está en pleno empleo, se puede aplicar el keynesianismo cuando la economía está con desempleo de recursos, o bien, se podría aplicar en situaciones particulares los modelos de otras escuelas como la de los Monetaristas (Milton Friedman), o la de los Nuevos clásicos (también conocido como Escuela de las Expectativas Racionales – Ej. Robert Lucas o Robert Barro).

Esta afirmación desde mi punto de vista tiene un problema que paso a comentar:

De Pablo, seguramente estará de acuerdo con un economista de mucho renombre, quien afirmó que “se debe ser keynesiano en el corto plazo, y monetarista en el largo plazo”. El punto está en que las contradicciones que surgen en el pensamiento de Keynes y Friedman (entre muchos otros) se eliminan si diferenciamos entre corto y largo plazo. En otras palabras, Keynes escribió un libro de “teoría económica” sólo aplicable a situaciones particulares de corto plazo y con desempleo de recursos, mientras que Friedman o los pensadores monetaristas desarrollaron modelos para situaciones particulares de largo plazo y con pleno empleo de recursos. Estos últimos modelos si bien en apariencia guardan diferencias con los keynesianos, creo que pueden ser compatibles y conformar un solo paradigma. (Este mismo argumento llevó al economista Roger Garrison a afirmar que Friedman es keynesiano).

Ni la Escuela Austriaca en general, ni Hayek en particular, sin embargo representan un paradigma sólo aplicable a una realidad social con pleno empleo de recursos, como afirma J. C. de Pablo, sino un paradigma alternativo, que necesariamente choca contra los modelos Keynesianos en general. Para la misma situación de desempleo de recursos, los economistas austriacos (quizás con algunas diferencias) afirman que las políticas keynesianas no son efectivas dado que “distorsionan precios relativos”.

En el debate de ayer, Cachanosky ilustró el ejemplo de hacer un pozo y volver a taparlo (propuesto por Keynes en su Teoría General) y utilizó para ello la Frontera de Posibilidades de la Producción (FPP). Si la economía se encuentra por debajo de la FPP es cierto que las políticas keynesianas de mayor gasto público, inflación y déficit pueden llevar a la economía a estar sobre la FPP, pero una vez allí, la teoría del ciclo económico austriaca predice que necesariamente la economía volverá a entrar en recesión. Continuar con la política tan solo hará que la economía entre en permanentes ciclos económicos, y la Argentina resulta ser un excelente ejemplo.

De Pablo por su parte, argumentó que esto no es cierto. Que sería cierto en el caso particular de una economía en pleno empleo, pero que no es lo mismo en una economía con desempleo de recursos. Su respuesta “práctica” es que hay que tomar políticas keynesianas cuando la economía tiene desempleo de recursos, pero abandonar tales políticas una vez que se alcanza el pleno empleo.

Y mi respuesta aquí es la siguiente:

La distorsión que provocan las políticas keynesianas son más destructivas en una economía con desempleo de recursos, que en una economía con pleno empleo de recursos.

El punto que Cachanosky ayer quiso explicar a De Pablo es que “siempre”, “siempre”, “siempre“ que el Estado incurre en un gasto, necesariamente debe quitar recursos al sector privado. Sea que financie esto con impuestos aplicados al sector privado, sea que se utilice la emisión monetaria, quitando valor a la moneda de los tenedores de dinero (lo cual sería como un impuesto), sea que dicho gasto se financie con endeudamiento (tanto interno como externo).

Sea que la economía haya entrado en recesión por la razón que sea, en una economía con desempleo de recursos es más necesario que en ningún otro caso, que los agentes económicos (en terminología austríaca, los emprendedores o empresarios) comiencen a asignar correctamente los recursos. Y esto no puede ocurrir jamás en una economía donde los precios relativos se distorsionan permanentemente por efecto de las políticas monetaria o fiscal expansivas.

El caso que tomaron ayer fue el de la crisis del ´30. Cachanosky por su lado, explicó que las políticas keynesianas tomadas por Roosevelt tan solo llevaron a la economía a extender la recesión por otros 10 años hasta que finalmente, la corte suprema que anuló tales políticas, y la 2da Guerra Mundial, recuperaron a la economía norteamericana.

De Pablo desconfió de este argumento y de alguna manera entiendo que apoya la tesis keynesiana en donde la crisis se produjo por la simple inestabilidad del capitalismo y la insuficiencia de la demanda agregada, o bien la tesis monetarista, en donde luego de una expansión crediticia durante los años 20, la Reserva Federal contrajo y provocó la depresión. En ninguno de los dos casos, importan los “precios relativos”.

A modo de conclusión, las diferencias entre ambos paradigmas son enormes, pero creo que fue sumamente interesante el debate y de alguna manera es necesario confrontar paradigmas para analizar cuáles son las políticas (los medios) que nos llevarán a alcanzar mayor bienestar, que en definitiva es lo que todos buscamos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: