La salida del default y algunas declaraciones irresponsables – Fundación Atlas y Corrientes al Día

Por Adrián Osvaldo Ravier
El default declarado por los argentinos en el congreso ya es historia. Quedarán igualmente algunos antecedes poco agradables como los aplausos de nuestros legisladores ante las palabras de Rodríguez Saá, un largo default de más de tres años, enorme cantidad de ataques desde el gobierno hacia los acreedores privados, y el haber conseguido la quita más importante en la historia económica reciente (67.000 millones de dólares), incluso más alta que aquellas conseguidas por Rusia y Ecuador. Considerando que en definitiva es la imagen del país traducida en riesgo y rentabilidad lo que atrae y deja de atraer inversiones, y que es esto lo que en última instancia genera bienestar para nuestra población, podemos afirmar que si bien se ha dado un paso importante no será sencillo restablecer la confianza y con ello el desarrollo sostenido.
Considero acertadas las palabras del gobierno respecto de que la Argentina “todavía no salió del infierno”, aunque el default representaría “un punto de inflexión para construir un nuevo país”. Esto ha sido un paso importantísimo para la gestión de este gobierno, pero aún quedan enorme cantidad de reformas por hacerse. Creo que el objetivo de reducir el nivel de endeudamiento al 40 % del PIB, según sostuvo el Ministro de Economía Lavagna, es un objetivo que el gobierno debiera intentar alcanzar antes que termine su gestión.
Sin embargo, debemos ser críticos con aquellas personalidades políticas y académicas que erróneamente desde mi juicio, faltan a la verdad. Tal es el caso del profesor Ferrer, quien al ser consultado por la estrategia de negociación adoptada por el Gobierno, considero que ésta, “fue una estrategia unilateralista. La Argentina hizo una oferta y la puso en la mesa como una opción no negociable. Y fue una oferta no negociable, dentro de los límites que el país consideró posible cumplir.”
Nada más lejano a la realidad. El profesor Ferrer parece olvidar que la Argentina realizó una oferta inicial absurda y que terminó modificando la misma luego de ser rechazada por los acreedores. Realmente sorprenden este tipo de declaraciones.
Luego, cuando fue consultado por la causa que motivó una negociación exitosa, nuevamente Ferrer declara: “Porque Argentina es un deudor que tiene los medios propios para funcionar sin necesidad de financiamiento externo.”
El profesor Ferrer es un economista de la Universidad de Buenos Aires cuya principal área de interés es la historia económica. El Profesor Ferrer desde mi punto de vista ignora absolutamente la teoría económica pero al menos debiera conocer de historia económica.
La Argentina comenzó un largo proceso de empobrecimiento y desempleo cuando dejó de lado los principios de libertad individual, economía de mercado, propiedad privada y gobierno limitado que imperaron hasta la década de 1930 para reemplazarlos por el “vivir con lo nuestro”, el “proceso de sustitución de importaciones”, el “estado intervensionista” y el “aislamiento”. Es justamente el camino que el profesor Ferrer desearía que la Argentina retome, basado quien sabe en que conocimientos previos.
El Profesor Ferrer observa que la Argentina ha alcanzado tasas de crecimiento económico importantes durante tres años consecutivos y apoyado en esta observación argumenta que la Argentina “tiene los medios propios para funcionar sin necesidad de financiamiento externo”. El profesor Ferrer ignora que sin ahorro e inversión privada esto es insostenible. Ignora que sólo con ahorro previo puede surgir la inversión. Y que sólo la inversión puede generar empleo y reducir la pobreza. Los argentinos representan hoy uno de los pueblos que menos confía en su propio país considerando que mantienen todos sus ahorros en el exterior. No existe país en el mundo que haya alcanzado el desarrollo económico sin financiamiento externo. Y no quiero decir con esto, que la Argentina deba volver a tomar crédito del FMI o que debe endeudarse como lo hizo en la década de gobierno menemista, sino más bien que la Argentina debe abrir las puertas a la inversión extranjera directa, ya que sólo mediante la misma puede conseguirse el desarrollo.
Creo que es hora de que el “que se vayan todos” se extienda también hacia los académicos que han influenciado la política económica de nuestro país en las últimas décadas. No sólo la “vieja política” debe dar un paso al costado, sino también la “vieja economía”.

· El autor es economista (UBA) e investigador asociado a la Fundación Atlas para una Sociedad Libre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: