Plan Fénix vs. Plan Atlas – Fundación Atlas y Diario Infobae

Por Adrián Osvaldo Ravier

Condiciones para el Desarrollo Económico y Social

Incrementar el bienestar de la sociedad en su conjunto es el objetivo último que cualquier individuo dedicado a la filosofía política busca con la recomendación de políticas económicas. Esto es así tanto para los defensores del mercado libre, como para aquellos que están a favor de políticas intervencionistas.

Lo que diferencia a unos y a otros entonces, no es el objetivo último a alcanzar, sino el camino que se debe recorrer para ello.

La Argentina de hoy, gobernada por el presidente Néstor Kirchner, parece estar implementando un conjunto de políticas intervencionistas Keynesianas seleccionadas particularmente por un conjunto de economistas y profesores de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires. El Plan que encierra las mismas es el ya conocido por muchos, “Plan Fénix”, cuyo objetivo es establecer “una estrategia de reconstrucción de la economía argentina para desarrollo con equidad”, generando propuestas concretas en distintas áreas en donde el Estado “volvería” a jugar un rol central, que sostienen estuvo ausente en los ´90.

Por su parte, la Fundación Atlas para una Sociedad Libre presenta un Plan alternativo el cual se encuentra comprendido en un libro de algo más de 600 páginas de reciente publicación, titulado “Soluciones de Políticas Públicas para un País en Crisis”. El mismo comprende un conjunto de propuestas semejantes a los temas analizados por el Plan Fénix pero basadas en los principios de “libertad individual, propiedad privada, gobierno limitado, economía de mercado, en el marco del imperio de la ley”.

En el cuadro adjunto, pueden observarse algunos de los puntos centrales de ambas propuestas:

Plan Fénix

http://www.uba.ar/fenix/index.html

Plan Atlas

http://www.atlas.org.ar

————————————————————————————————

*Deuda y Financiamiento externo – Benjamín Hopenhayn (Plan Fenix)

*Una agenda para la relación argentina con el FMI y para la reestructuración de la deuda pública – Eugenio Andrea Bruno (Plan Atlas)

*Argentina: la muerta de la política exterior. El callejón sin salida de un Estado parasitario – Carlos Escudé (Plan Atlas)

————————————————————————————————

*Empleo, desempleo y marginación – Luis Beccaria (Plan Fenix)

*Acción social voluntaria – Martín Krause (Plan Atlas)

*Ayuda social en una economía de mercado – Agustina Leonardi (Plan Atlas)

————————————————————————————————

*Globalización y desarrollo nacional. Política internacional – Aldo Ferrer, Mario Rapaport (Plan Fenix)

*Inserción de la Argentina en la economía mundial – Martín Simonetta (Plan Atlas)

————————————————————————————————

*Moneda y crédito – Alfredo T. García (Plan Fenix)

*Crisis y reforma del sistema financiero – Julio A. Piekarz (Plan Atlas)

————————————————————————————————

*Política fiscal – Marcelo Lascano, Salvador Treber (Plan Fenix)

*Nuevo federalismo fiscal – Jorge C. Avila(Plan Atlas)

*Límites al financiamiento del Estado – Gustavo D. Lazzari y Martín Simonetta(Plan Atlas)

*Reforma Integral del Estado Nacional – Pablo E. Guido (Plan Atlas)
————————————————————————————————

Ahora, ¿Cuál es la diferencia central entre un Plan y otro? Fundamentalmente, el Plan Fénix sostiene que el Estado debe, necesariamente, jugar un rol activo en la organización de la sociedad. El fundamento teórico de dicha política no es otro que el de la “Teoría General” de J. M. Keynes. Este prestigioso autor explicaba que las crisis económicas son causadas por una “insuficiencia de demanda”. La forma de corregirlo sería entonces inyectando dinero en la economía, generando empleo productivo o improductivo, no importa, consiguiendo con esto reemplazar el ausente ahorro privado y por sobre todo la ausente inversión privada.

Simultáneamente los distintos gobernantes aplicando estas políticas encuentran otros objetivos: Reemplazar una tasa de desempleo alta por otra más baja, aunque más no sea con trabajo improductivo. Reemplazar la siempre necesaria reforma fiscal por simultáneos incrementos de gasto público. Reemplazar la recesión por el crecimiento económico. Y por sobre todas las cosas destinar dichos fondos a una redistribución de los ingresos desde las clases más altas hacia las más bajas, logrando con esto la supuesta equidad.

Lo dicho es entonces consistente con la aplicación de un Plan para Jefas y Jefes de Hogar Desocupados, la intervención del BCRA en el mercado de divisas buscando un TC en los $3 que “nos haga más competitivos”, la asistencia a los bancos, la incansable búsqueda de bajar artificialmente la tasa de interés, financiar un 10 % del presupuesto anual con emisión monetaria, estirar los plazos de nuestros compromisos internacionales, evitar acuerdos con grandes potencias que nos “inunden” el mercado de bienes para así desarrollar una industria nacional, controlar la entrada y salida de capitales y varias otras “inoportunas” políticas que no hacen más que engrandecer el gran problema que tiene la Argentina, que no es otro que una total ausencia de ahorro e inversión que genere empleo y reactive la economía.

Alternativamente el Plan Atlas está basado en tres claros principios: economía de mercado, libertad individual y por sobre todo gobierno limitado. En la Fundación Atlas estamos convencidos que la única forma de generar empleo y disminuir la pobreza es a través de fuertes inversiones de capital.

Ahora, ¿hacia dónde se dirige el capital? Sólo hay que analizar dos variables: Rentabilidad y riesgo. El capital siempre se dirige hacia donde el retorno es mayor y el riesgo menor. Estamos convencidos que la Argentina es un país en desarrollo en el que está todo por hacerse, en donde existen enormes cantidades de inversiones rentables. ¿Por qué entonces las inversiones no aparecen? Por el altísimo riego. El riesgo suele asociarse a un aspecto fundamental que no es otro que el respeto continuo al Estado de Derecho. Sinónimos de esto son la seguridad jurídica, las instituciones fuertes, el respeto a la ley y la propiedad privada y las claras reglas de juego. No hace falta decir mucho para demostrar que los argentinos hemos violado sistemáticamente la ley a lo largo de nuestra historia.

En consecuencia, el Plan Atlas es consistente con:

1. Proteger el Estado Derecho. Aplicar políticas económicas que guarden consistencia con los principios de economía de mercado, libertad individual y gobierno limitado. La Seguridad Jurídica es el aspecto institucional fundamental que jamás debe ser violado.

2. Asegurar el funcionamiento libre del proceso de mercado para solucionar problemas como el desempleo y subempleo, la marginación social y la pobreza generalizada al que nos han llevado las políticas intervencionistas de los últimos 70 años.

3. Eliminar el rol activo del Estado, para alcanzar el funcionamiento eficiente y competitivo de los mercados de bienes y servicios, financieros y reales. Sólo se alcanza la eficiencia permitiendo operar al libre proceso de mercado.

4. Si protegemos el Estado de Derecho, esto llevará a incrementar el ahorro y la inversión dirigida hacia nuestro país consiguiendo simultáneamente el equilibrio macroeconómico sólido.
Para ello es fundamental el financiamiento genuino del sector público, erradicando completamente la emisión monetaria y la posibilidad de endeudamiento tal como lo sostuviera el Nóbel James Buchanan.

La competitividad internacional sólo será efectiva en la medida en que se respeten los principios de libre mercado, incentivando a los inversionistas a traer su capital a nuestro país.

La cuenta corriente del balance de pagos no debe ser inducida a acumular superávits, sino que se debe permitir que el tipo de cambio libre ajuste el mismo a través de la entrada y salida de divisas.
Los precios relativos deben reflejar las valoraciones de la gente, y nunca ser inducidos a reflejar lo que el gobernante de turno desee. La inflación debe ser erradicada por completo.

5. La economía abierta es fundamental para alcanzar la incorporación generalizada y continua del cambio tecnológico. Esto implica abrirse a la entrada y salida de bienes, servicios y personas. La constitución nacional de 1853, aún contemplando las reformas posteriores de 1860, 1866, 1898, 1957 y 1994 que creemos deben ser eliminadas, hace explícito este derecho para todo aquel que quiera habitar suelo argentino. Cualquier política que vaya en contra de una economía abierta, está violando la constitución nacional, y por ende debe ser derogada por la Corte Suprema.

6. La igualdad que debe ser respetada es la igualdad ante la ley, no la igualdad de oportunidades. No es lo mismo tratar a todos por igual a través de la ley, que hacerlos a todos iguales mediante la ley.

7. En materia monetaria, cambiaria y fiscal es fundamental también adoptar los principios enumerados. Para ello se deberá eliminar por completo todo tipo de regulaciones e intervenciones en materia monetaria. El BCRA no sólo debe ser independiente, sino que además debe olvidarse de emitir dinero, buscar un tipo de cambio dado o asistir a los bancos. El tipo de cambio debe ser el resultante de la entrada y salida de divisas. Sólo así se alcanza un equilibrio macroeconómico sólido.

La realidad nacional presenta enorme cantidad de desafíos y oportunidades. Para afrontar los desafíos y aprovechar las oportunidades es fundamental reinsertarse en el mundo y aplicar políticas que guarden una fuerte relación con los principios de economía de mercado, libertad individual y gobierno limitado.

Artículo publicado en el Diario Infobae, 6 de febrero de 2004; previamente publicado en el sitio de la Fundación Atlas para una Sociedad Libre, 5 de Enero de 2004

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: